¿Una joya ó una maravilla tecnologica?

¿Una  joya ó una maravilla tecnologica?

Fecha: 21/08/2015
Tags:

 

Un nombre algo “difícil” no impide a los Final FI-DA-SS figurar en la élite indiscutible de un tipo de auriculares que realmente elevan a la máxima potencia el concepto de escucha de música en la intimidad. Con una construcción y una tecnología del máximo nivel que llevan la impronta de la mejor ingeniería y la más alta sensibilidad musical de Japón, los FI-BA-SS utilizan un desarrollo único de transductor de “Armazón Balanceado” para ofrecer unas prestaciones sonoras absolutamente sorprendentes incluso en el ámbito de la escena sonora.

Los beneficios de una tecnología única bien ejecutada

La gama de auriculares intra-aurales de la firma nipona Final está dividida en dos ramas cuya diferencia clave son el tipo de transductor que utilizan. Por un lado, tenemos los singularísimos Piano Forte, basados esencialmente en un transductor electrodinámico montado en un recinto cuya geometría se deriva de los utilizados en instrumentos musicales del antiguo Japón. Por otro lado, tenemos los diseños basados en el transductor de “Armazón Balanceado” (alias BA) al que antes hacíamos referencia, un altavoz especialmente apreciado porFinal, aunque sólo en la versión modificada por la marca japonesa.

Ésta ha “redirigido” el potencial del mismo para que proporcione un sonido de auténtico High End gracias a la ayuda de esquemas técnicos y un tipo de recinto minuciosamente pensados. Por otro lado, aunque los Piano Forte pertenezcan formalmente al universo de los auriculares intra-aurales, la fijación “no hermética” de los mismos en el canal auditivo de la oreja hace que sean los modelos basados en el citado “BA” los que realmente encajan con el concepto de auricular intra-aural al uso, como lo corroboran los inconfundibles tapones encargados de lograr esa fijación a la que hacíamos referencia. Pues bien, a esta segunda “familia intra-aural” de Final pertenecen, por orden de sofisticación, los exclusivos LAB I y FI-BA-SS y los modelos de la versátil familia Heaven.

Los FI-BA-SS, protagonistas del presente Blog, constituyen un punto y aparte en la interminable oferta de auriculares intra-aurales más o menos aceptables que podemos encontrar ahora mismo en el mercado. Un punto y aparte porque son un producto intencionadamente exclusivo –ha sido hecho completamente a mano- que utiliza materiales de alta calidad y técnicas exclusivas para marcar diferencias… y marcarlas de manera inapelable, no sólo en el ámbito del refinamiento físico, sino, por encima de todo, en el de la calidad sonora. De entrada, de los FI-BA-SS llama la atención la calidad extrema del recinto, construido en acero inoxidable y con la zona posterior en forma de “bala” en su extremo final, donde encontramos una serie de estrías que permiten controlar la presión del aire. Una solución que forma parte del esquema BAM de Final, al que haremos referencia más adelante y que tiene por objeto controlar la presión del aire presente en el interior del “recinto”, siendo el resultado una escucha más amable sin esa sensación de presión “percusiva” que caracteriza a la inmensa mayoría de auriculares intra-aurales.

Cuenta, además, con unos graves cálidos, poderosos y virtualmente libres de distorsión. De hecho, los FI-BA-SS han sido concebidos de tal manera que consistan en un único elemento transductor conectado directamente al circuito acústico formado por los tapones y un canal que comienza con dicho altavoz y termina en la “ojiva” estriada del extremo final del “recinto”. Esto significa que, desde el punto de vista técnico, los FI-BA-SS son unos auriculares que funcionan en lo que se conoce como “canal abierto” por cuanto no son completamente cerrados. De hecho, y nos permitimos la libertad de insistir en ello, lo que tenemos es una especie de tubo acústico con una forma minuciosamente calculada para que su sonido sea óptimo, siendo la clave de los Final la combinación de su exclusivo transductor de “Armazón Balanceado”/BA y su recinto de acero inoxidable en el contexto del esquema BAM o “Equilibrado del Movimiento del Aire”.

Con respecto al altavoz “BA”, y como ya hemos comentado en varias ocasiones, hay que saber que en sí mismos no constituyen ninguna novedad, aunque sí su empleo en la configuración desarrollada por Final para conseguir un sonido excepcionalmente natural y abierto. Cabe señalar que los transductores BA, empleados tradicionalmente en personas con problemas de audición, tienen como principal virtud que no necesitan aire del exterior para producir sonido, lo que hace que sean mucho más fáciles de afinar. Desde el punto de vista técnico, un altavoz BA utiliza el mismo concepto de imán permanente y bobina móvil que uno electrodinámico estándar, aunque este último necesita aire para sonar mínimamente bien y, en cambio, en el BA el diseñador puede conseguir unos resultados virtualmente perfectos en la reproducción de medios y agudos. Sobre el papel, tales prestaciones no son tan evidentes a la hora de reproducir los graves, precisamente,  porque en este caso se necesita imperativamente aire, pero los ingenieros de Final se las han arreglado para resolver este hándicap con maestría.

Aquí es donde entra en juego el esquema BAM (“Balancing Air Movement”), un ingenioso mecanismo ideado por la marca japonesa para optimizar el movimiento del aire en el interior de cada casco (de ahí las estrías del extremo “exterior” a las que antes nos referíamos) y conseguir así un sonido extraordinariamente equilibrado, rico, y que apenas cansa después de sesiones de escucha de larga duración manteniendo el nivel de volumen elevado/muy elevado, lo que no es nada fácil de lograr. Por otro lado, la sofisticación electroacústica de los FI-BA-SS no ha hecho mella en su vertiente más práctica, puesto que se trata de unos auriculares cuya impedancia de 16 ohmios asegura la plena compatibilidad con cualquier dispositivo móvil al uso, a la vez que sus 20 gramos de peso hacen que llevarlos resulte francamente cómodo. Además, los112 dB de presión sonora que pueden alcanzar sin apenas distorsión los habilita para reproducir en condiciones altamente exigentes los géneros musicales más dispares.

Un sonido delicioso que logra no cansar nunca

 

En compañía del extraordinario reproductor portátil de audio AK100 MKII de Astell & Kern, los FI-BA-SS dan un auténtico recital de lo que significa sonido de alta resolución con vocación High End. Aunque pueda parecer increíble en unos auriculares de esta clase, lo primero que destaca de los exquisitos Final es la neutralidad de su curva tonal, a lo que se suma la alucinante –para unos auriculares intra-aurales- extensión de la zona baja del espectro. De hecho, sorprendente que siendo los FI-BA-SS un producto de origen japonés sea muy equilibrada la zona alta del espectro, hasta el punto de que desaparece esa hiperanaliticidad en los agudos que caracteriza a la mayoría de las realizaciones asiáticas y alemanas, que, a la postre, acaba fatigando precisamente por su carácter artificial. En lo que concierne al impacto y el control, está claro que el refinamiento del transductor utilizado da para mucho en este sentido, destacando la autoridad con que se reproducen voces e instrumentos a niveles de volumen que pueden llegar a ser francamente impactantes. También impresiona el mantenimiento de la neutralidad tonal cuando se llega a niveles de presión sonora elevados, a la vez que el carácter sutilmente abierto de los cascos impide que se produzcan esas sobrecompresiones en la zona baja del espectro que, aunque puedan gustar a muchos aficionados, desnaturalizan claramente la música. En síntesis, y creemos que con esto lo decimos todos, los Final FI-BA-SS son unos auriculares intra-aurales que combinan las ventajas de los diseños de este tipo con un sonido más propio, por su espaciosidad y su carácter relajado, de unos auriculares circumaurales de altos vuelos. En suma, la cuadratura del círculo

Volver