Bose QuietComfort 25, con reducción de ruido

Bose QuietComfort 25, con reducción de ruido

Fecha: 22/04/2016
Tags: Bose, QuietComfort 25

Las tecnologías de cancelación activa de ruido no son perfectas. No es una fórmula mágica y, durante el proceso de eliminación de los ruidos externos, se atenúan algunas frecuencias. Por eso no es justo comparar la calidad de unos auriculares de cancelación de ruido con la de los auriculares tradicionales.

Se trata de comprobar si suenan bien, y sobre todo si cumplen con su cometido a la hora de aislar al usuario. En este campo, estos auriculares de Bose sobrepasan con mucho en eficacia a los modelos ofrecidos por otros fabricantes, como por ejemplo Sennheiser o Creative. Por eso se puede decir sin miedo a equivocarse que actualmente son los mejores auriculares de cancelación de ruido del mercado. Y para lograrlo, el fabricante ha hecho un gran esfuerzo de mejora respecto a modelos anteriores como el QuietComfort 2 o el QuietComfort 3.

 

Construcción

Quizás la decisión más acertada sea la incorporación de un segundo micrófono en la circuitería de cancelación de ruido. El QuietComfort 25 tiene un micrófono dentro de la copa del auricular, de manera que la medida del ruido ambiente es mucho más precisa y, en consecuencia, la respuesta más rápida y exacta. Y esto tiene una ventaja añadida: el sonido sufre menos deterioro.

Aparte, Bose ha cambiado los materiales de las almohadillas, de modo que a la cancelación activa de ruido se le une el aislamiento proporcionado por los propios auriculares. Hay una mejora significativa tanto en las frecuencias altas como en las bajas. Se elimina con eficacia el ruido ambiente, y además no está presente ese ligero sonido de alta frecuencia que parece ser la señal de identidad de muchos auriculares con cancelación activa de ruido.

Bose juega en todos sus productos con dos bazas. La primera, la calidad sonora y de la electrónica, y la segunda, el diseño. Son unos auriculares no demasiado grandes, abiertos, con tecnología TriPort, que te rodean  la oreja, y que ofrecen cancelación activa de ruido. No es un producto precisamente barato, ya que tiene un precio recomendado de 250 euros, pero si tenemos en cuenta la eficacia con que trabajan y la comodidad que ofrecen, tampoco resulta una inversión excesiva.

Diseño

El diseño es un poco clásico, con copas ligeramente ovaladas para que se adapten mejor a la forma de la oreja, con dos almohadillas sólidas pero muy ligeras, y una diadema que no presiona en exceso los auriculares contra las orejas. De hecho, se pueden llevar cómodamente incluso con gafas. Esto ayuda a usarlos durante largos períodos sin fatiga apreciable. Como son activos, precisan de alimentación eléctrica para su funcionamiento, y ésta procede de una pequeña pila de tipo AAA. No son recargables como otros modelos, pero sí es cierto que se puede utilizar una pila normal, alcalina o recargable sin problemas.

La pila se inserta en la copa derecha, donde además se encuentra el botón de encendido de los auriculares. Cuando están apagados, sólo proporcionan aislamiento pasivo. Con ellos encendidos se obtiene cancelación de ruido, incluso aunque no estén conectados a un dispositivo musical, y música cuando se enchufan.

Conectividad y compatibilidad

De serie, vienen equipados con dos cables y con un adaptador para su uso con el sistema de audio de un avión de línea. El primero de ellos es un cable normal para que se pueda enchufar a cualquier dispositivo. Se pueden utilizar si se viaja, pero también en casa, en la calle o en entornos ruidosos como una oficina. Este primer cable presenta un pequeño mando de volumen, y que se recomienda especialmente para su uso en el interior de un avión. Por cierto, el uso de ese mando, ejerce efectos de limitación sobre el sonido, pero no sobre la cancelación de ruido.

Hay un segundo cable, diseñado específicamente para trabajar con productos de Apple. También tiene un pequeño mando de nivel de volumen en el conector que va directamente enchufado a la copa. Este segundo cable se caracteriza por incorporar un discreto control remoto en mitad del cable con tres botones que permiten subir y bajar el volumen, además de contestar y colgar llamadas telefónicas. Este cable es compatible con los iPod Nano de 4ª generación, con el iPod Classic, con los iPod Touch de 2ª generación y posteriores, con el iPod Shuffle de 3ª generación y posteriores, con el iPhone 3GS, con el iPhone 4, con todos los iPad y con ordenadores MacBook y MacBook Pro, siempre que sean posteriores al año 2009. Como es lógico, el botón de colgar y descolgar llamadas sólo sirve cuando los auriculares están conectados a un teléfono. El mando también permite cambiar de canción.

Rendimiento sonoro

Si haces una prueba comparándolo con otros equivalentes del mercado te das cuenta de que es uno de los auriculares con cancelación activa de ruido más eficaz. Y esto se aplica tanto a ruidos continuos como el zumbido de los motores del avión, o el rumor en el interior del habitáculo de un coche o de un autobús, como a ruidos episódicos y aleatorios como el tráfico que pasa por una calle concurrida. Muchos usuarios han notado que es ligeramente menos eficaz a la hora de cancelar frecuencias algo más altas, sobre todo algunas voces femeninas, pero reduce las conversaciones molestas en una oficina o en un local público a un rumor casi imperceptible.

El sonido es excelente y merece entrar adentro de la definición de alta fidelidad, aunque no esté a la altura de unos buenos auriculares de estudio. La comparación no es pertinente, como antes apuntamos. Se comportan bien con todo tipo de fuentes sonoras y con cualquier clase de estilos musicales, y también con la banda sonora de las películas que ponen en aviones y autobuses. El sonido es equilibrado, aunque la cancelación de ruido hace que en ocasiones los graves se desmanden ligeramente, nada que no tenga solución ajustando un poco el ecualizador del equipo que se utiliza como fuente.

Como auriculares viajeros o para usuarios que necesitan tranquilidad en entornos ruidosos, son una inversión imprescindible que, gracias a su comodidad se pueden llevar durante muchas horas sin fatiga, y que van a proporcionar innumerables horas de disfrute. No son recomendables para utilizarlos enchufados a un equipo de alta fidelidad de precio elevado, porque no es ésa su misión.

 

 

Volver