Como mejorar el rendimiento de nuestros equipos de música

Como mejorar el rendimiento de nuestros equipos de música

Fecha: 02/01/2014
Tags:

La mayoría de personas que tenemos un equipo de música o de cine en casa nunca nos hemos parado realmente a considerar la importancia de la acústica de la habitación en la que lo tenemos instalado. Un exceso de materiales absorbentes, la aparición de ondas estacionarias o la presencia de resonadores “camuflados” suelen provocar que la escena sonora aparezca emborronada o menos nítida, y provocando que, perdamos buena parte de su capacidad emotiva.

Afortunadamente, la mayoría de estos problemas pueden ser resueltos en gran medida actuando directamente sobre los elementos decorativos de la habitación, que al fin y al cabo, son los que determinan las condiciones acústicas con las que nuestro equipo debe convivir. No estamos exagerando lo más mínimo con todo esto, y este es uno de los principales motivos por el que, cuando viene un cliente a Monleón pidiendo consejo para un equipo de música o un home cinema, lo primero que les pedimos es que nos dejen hacer una visita a su domicilio para ver las condiciones acústicas de la habitación.

Obviamente el motivo principal es para saber las dimensiones reales de la sala para poder recomendar siempre el equipo que más le convenga al cliente, ya sean cajas pequeñas, cajas grandes o qué tipo de amplificador, etc.. Pero también aprovechamos para recomendar unos pequeños ajustes a la sala. Basta con modificar la ubicación de alguno de los elementos, o sencillamente cambiar sutilmente algún elemento para conseguir que el equipo se transforme y permita disfrutar al cliente mucho más tanto con su música como con sus películas.

Hoy os proponemos 5 consejos que os ayudarán enormemente a mejorar la calidad acústica de vuestros equipos:

1-      Colocar una alfombra  gruesa entre las cajas acústicas y la posición de escucha. Este objeto tiene la capacidad de absorber una parte de la energía de las ondas que inciden en su superficie. Esto es bueno porque incrementa el tiempo que transcurre desde el momento en que nos llegan las ondas directas procedentes de los altavoces, hasta que nos llegan las ondas reflejadas en el suelo, que además lo harán debilitadas, y así conseguimos que nuestro cerebro interprete mejor las señales que recibe de nuestros oídos.

2-      Cubre las ventanas y puertas de cristal con cortinas gruesas. Las superficies de cristal reflejan la mayor parte de las ondas de sonido que inciden en ellas, absorbiendo muy poca energía, y la poca que consiguen absorber provoca vibraciones. Esto provoca unas interferencias nada deseables, por eso es ideal colocar unas cortinas delante de ventanas y puertas de cristal, harán un efecto similar al de la alfombra ayudando a mejorar el sonido que percibimos.

3-      Una librería siempre es una buena opción. La capacidad de absorción de un mueble amplio cubierto de libros puede ser considerable, una librería puede ayudarnos a equilibrar las ondas reflejadas, y contribuye a aislar la habitación del exterior reduciendo la intensidad de las ondas que consiguen escapar fuera del habitáculo.

4-      Si entre las cajas acústicas y la posición de escucha tenéis colocado algún jarrón, valorad la posibilidad de cambiarlo de ubicación. Y es que estos elementos suelen comportarse como resonadores, produciendo sonidos y por tanto, desvirtuando así el contenido sonoro original.

5-      Las plantas, sin importar si son naturales o artificiales, son unos excelentes difusores de sonido. Cuando una onda sonora incide en ellas y choca contra sus hojas, esta se descompone en ondas más pequeñas, que además son reflejadas en múltiples direcciones. Esto nos viene de maravilla especialmente si nos vemos obligados a colocar nuestras cajas acústicas muy cerca de las paredes, pues si ponemos una planta entre el altavoz y dicha pared nos permitirá controlar con más precisión el retardo y la energía de las ondas reflejadas.  

Volver