Jornadas Monleon de Alta fidelidad 10, 11, 12 13 Diciembre 2015

Jornadas Monleon de Alta fidelidad  10, 11, 12 13 Diciembre 2015

Fecha: 04/12/2015
Tags:

Primeras Jornadas de Alta Fidelidad de Monleon

Durante los días 10. 11. 12 y 13 de Diciembre, en MONLEON en la calle Balmes 317 se van a celebrar las Jornadas de altafidelidad.

Serán unas Jornadas con la participación de los mejores productos .

Una de las novedades que se presentaran será las

Sonus Faber Lilium

 La más reciente de las cajas acústicas “sin compromiso” firmada por Sonus faber es una prodigiosa y estilizada columna que condensa la opulencia del modelo Aida en un formato más compacto y asequible. De una belleza más que lograda, la Lililium es otro brillantísimo ejercicio de estilo que lleva la impronta de Livio Cucuzza, el joven y carismático responsable de diseño industrial de la marca italiana. Una magistral exhibición de sinergia entre forma y función al servicio de la música.

 

Una inteligente y efectiva remodelación del modelo Aida

Pocas compañías del audio High End han sabido reinventarse con tanta sabiduría como Sonus faber. Una realidad que además resulta excepcional por cuanto estamos hablando de una empresa de éxito, que funciona. Expresado en otros términos: Sonus faber ha hecho por placer, por el gusto de superarse a sí misma, lo que otras marcas tendrían que hacer “o sí o sí” para sobrevivir como empresas.

Y demás con un “extra” con muy pocos precedentes: la marca de Arcugnano no sólo ha mantenido en su catálogo los modelos más representativos de la Sonus faber “clásica”, sino que algunos de ellos los ha revitalizado, siempre respetando sus esencias, con elementos tecnológicos de la “nueva” Sonus faber, nacida como consecuencia de su integración en el Fine Sounds Group. Sin duda, un reto muy ambicioso que comenzó con la espectacular presentación en Venecia –de hace 5 años- de las monumentales “The Sonus faber” y continuó con un calculado goteo de las tecnologías más vanguardistas incorporadas en modelos sucesivos (tanto de élite como “democráticos”).

En la cúspide de Sonus faber, ese “goteo” se materializó en las imponentes Aida, con toda seguridad una de las cajas acústicas sin compromiso más bellas del mundo. Siguiendo la operativa de la marca, parecía lógico que, tarde o temprano, se desarrollara un producto con el mismo perfil que las Aida y un precio más competitivo.

Así nació la Lilium, una preciosa columna capaz de reproducir la práctica totalidad de frecuencias de audio y que se presentó en sociedad en el certamen High End de Múnich del año pasado. Concebida como un sistema de altavoces capaz de dar forma y expresar sin limitaciones los contrastes que a menudo coexisten en la música –fuerza/delicadeza, dinámica/melodía, amabilidad/impetuosidad, armonía/caos-, la Lilium se materializa en un sistema que alberga dos identidades separadas que, aunque trabajan de manera independiente, cooperan entre sí.

Desde el punto de vista técnico, esta ambiciosa aspiración implicó desarrollar un recinto con el volumen suficiente para reproducir con una fidelidad absoluta la zona baja del espectro, y combinarlo con otro que albergara los transductores encargados de reproducir la parte principal del espectro audible. A ello se sumó la decisión de adoptar el estilo orgánico de las formas naturales, siendo el resultado una versión evolucionada del ya clásico diseño en forma de lira de Sonus faber, con paneles curvados de grosor progresivo con el fin de dispersar los patrones de resonancia y “costillas” de refuerzo, dispuestas estratégicamente para suprimir potenciales vibraciones parásitas y controlar las ondas estacionarias.

Livio Cucuzza, responsable del diseño industrial de la “criatura”, se le vio muy feliz posando con “ella” en Múnich y la verdad es que tenía motivos sobrados para hacerlo. También Paolo Tezzon, “cerebro” de la parte acústica/electroacústica de la Lilium, tenía motivos para estar orgulloso, porque el reto que le tocó superar era todo un desafío. Su respuesta a dicho desafío fue un sistema de 3’5 vías que, como comentábamos anteriormente, se beneficia de la transferencia de tecnología desde los modelos de referencia que Sonus faber, en especial, de la antes mencionada Aida.

Como consecuencia de ello, la Lilium incorpora elementos de última generación que proceden del complejo proceso de creación y desarrollo tecnológico que hizo posible la muy exclusiva Extrema 30, el fabuloso “supermonitor” compacto presentado en marzo de 2014 para celebrar el 30º aniversario de la fundación de Sonus faber. La Lilium se puede considerar el “siguiente paso” en la obsesión de la legendaria firma italiana por liberar a sus diseños de vibraciones y ruidos no deseados.

 
Los creadores de esta bellísima e imaginativa caja acústica también han jugado fuerte a la hora de escoger la configuración de altavoces. Así, para el sistema de emisión de subgraves se optó por utilizar un recinto independiente completamente aislado –aplicando una versión evolucionada de la “Zero Vibration Transmission Technology” de Sonus faber- y al que se añadió una solución directamente adoptada de la citada Extrema 30: el uso de un altavoz pasivo, en vez del siempre más sencillo, barato y ruidoso puerto bass-reflex.
Un transductor que, además de estar completamente desacoplado del resto, se dispuso de tal modo que su eje de simetría –al igual que el del conjunto del subwoofer- fuese perpendicular al del los demás transductores, con el fin de evitar cualquier posible modulación directa o indirecta. Como es norma en Sonus faber, todos los altavoces de la Lilium fueron íntegramente desarrollados expresamente para la misma por ingenieros de la firma italiana: tweeter de cúpula blanda DAD (“Damped Apex Dome”) de 29 mmde diámetro, altavoces de medios (1) y medios/graves (3) de 180 mm y 2 altavoces de subgraves de 260 mm con bobina móvil de63’5 mm de diámetro. El conjunto, además, gestionado por un filtro divisor de frecuencias que toma prestadas algunas innovaciones de las Extrema 30 tanto a nivel de topología circuital (“Paracross Topology”), como de componentes (condensadores Mundorf Supreme, bobinas Jantzen…).
El resultado es una caja acústica con una curva de respuesta en frecuencia virtualmente perfecta 20-35.000 Hz, una impedancia nominal de 4 ohmios y una sensibilidad de 92 dB/W/m, valor este último muy cómodo y que permite combinar a la Lilum con un amplio abanico de electrónicas (al fabricante especifica que la potencia de ataque puede ser de hasta 800 vatios). Un ajuste específico permite, además, afinar el extremo grave y optimizar, de este modo, la integración de la Lilium en la sala de escucha. Aunque, la verdad es que, el sistema de carga inferior combinado con la base, con puntas de desacoplo ajustables, que sustenta el conjunto, hace que la respuesta en graves esté bajo control en todo momento, incluso en salas y/o ubicaciones difíciles.

 

 

Expresividad armónica, integridad tonal y dinámica sublimes

Combinamos las Lilium con una pareja de etapas de potencia monofónicas Audio Research Reference 250, un preamplificadorAudio Research Reference 10, un reproductor de CD/SACDEsoteric K-01x, un reproductor de música en red Marantz NA-11S1 y un giradiscos Transrotor Fat Bob Reference 80 TMD con cápsula Sumiko Palo Santo. El cableado, Transparent Audio Referenceen modulación, cajas y digital.

Después de una verdadera avalancha de sensaciones, podemos empezar diciendo que la rica, gloriosa, libre de coloración y holográfica zona media de las Lilium las convierten en un complemento natural para las voces bien grabadas. Y es que las Sonus faber reproducen tanto las voces solistas, como las masas corales, con una dinámica dulce y a la vez poderosa, delineando claramente cada reverberación de estudio en un baño de tridimensionalidad. La habilidad de las Lilium para reproducir los medios también las convierte en un complemento natural para reproducir, con una minuciosidad excepcional, pianos de jazz acústico bien grabados, caso de los excelentes registros del Keith Jarrett Trio rubricados por el perfeccionista sello muniqués ECM. Ascendiendo dentro de la gama de audio, la limpia, detallada y extendida reproducción de las frecuencias altas por parte de lasLilium, las convierte en una excelente elección para, de nuevo, las grabaciones de jazz y música clásica, con violines restituidos con una delicadez y un nivel de detalle amplio, aireado y cristalino. Más aún, con las Lilium cada sutileza ambiental del espacio en que fue realizada la grabación es capturada con una verosimilitud dimensional que corta la respiración. Todo ello es acompañado –incluso con música especialmente incisiva ejecutada con instrumentos amplificados- por una dinámica limpia, cristalina y de alto nivel, sin rastro alguno de transitorios emborronados, que se remata con unos graves impolutos por su definición, contundencia, extensión y transparencia. En síntesis, una presentación sonora arrolladora por su versatilidad extrema, que certifica el excelente momento de forma que atraviesa Sonus Faber, ese clásico moderno del mejor audio High End europeo.

Volver