¿Quiere cambiar su televisor? Le explicamos las diferencias entre las tecnologías LED, LCD y Plasma

¿Quiere cambiar su televisor? Le explicamos las diferencias entre las tecnologías LED, LCD y Plasma

Fecha: 10/06/2013
Tags:

Una vez nos decidimos a cambiar nuestro televisor y empezamos a mirar en el mercado tipos y marcas de televisiones, nos surgen muchas preguntas que ni nos habíamos planteado anteriormente. Tecnología LCD, LED o Plasma, ¿Qué diferencias hay y cual “se ve mejor”? Con capacidad de reproducir en 3D o con Smart TV, ¿Es necesario y lo voy a necesitar? ¿necesito una conexión de internet para el televisor? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que se hace la gente, hoy no vamos a solucionarlas todas, porque se nos haría demasiado largo, pero si que vamos a intentar ayudaros con la primera de ellas. 

Tecnología LCD, LED o Plasma, ¿Qué diferencias hay y cual “se ve mejor”?

Lo cierto es que no todos los televisores son ideales para cada tipo de persona, y aquí la gran frase de “bueno compro lo último y más completo, que seguro que es lo mejor” no es tampoco la panacea universal. Observad que de primeras, ya hemos puesto entre comillas eso de “cual se ve mejor”, y eso es más que nada porque no hay una respuesta 100% exacta, pues muchas veces es más a gusto del consumidor que lo que se diga desde los fabricantes, ahora entraremos en más profundidad en este tipo de tecnologías y os invitamos a ver las diferencias en persona en nuestra tienda. Lo que sí que está claro, es que la finalidad a la hora de escoger un nuevo televisor, es el de disfrutar, disfrutar y no preocuparse por nada más, y sobre todo, sabiendo que nuestra inversión fue la más acertada para nuestras necesidades.

Antes de decidir qué tipo de pantalla nos conviene más, veamos las características de cada una de ellas, y cómo funcionan, para que podamos hacer nuestra elección con el máximo conocimiento al respecto.

Televisores de Plasma:

El Plasma fue usado originalmente desde un principio únicamente para la fabricación de pantallas de gran formato, a partir de 42”, si bien es cierto que mas tarde salieron televisores de 32” en adelante, con el tiempo y la posibilidad de fabricar pantallas del mismo tamaño en LCD, fueron perdiendo popularidad. Pero los televisores de Plasma siguen siendo una gran opción de compra.

Un panel Plasma está formado por dos cristales, en cuyo interior se encuentra un número de celdas que contienen una mezcla de gases nobles (neón y xenón). Gracias a la corriente eléctrica se convierten en plasma y comienzan a generar luz.

Conociendo el funcionamiento, un televisor Plasma ofrece una rapidez y una calidad de imagen en muchos casos sorprendente. Primeramente porque no esta condicionado al refresco de imagen, algo que evita las molestas estelas que aparecen en otro tipo de televisores cuando reproducen movimientos muy rápidos. Por otra parte, al generar luz en cada píxel, conseguimos un mayor contraste entre píxeles y los negros son mucho mas intensos. Además permite un mayor número de colores y más reales, con tonos más suaves al ojo humano, menos saturados que los modelos LCD o LED, así como mayor ángulo de visión.

Estas son las principales ventajas que un plasma ofrece, una tecnología por la que muchos fabricantes siguen apostando, aunque el LED este ganando terreno. Algunas de las opciones que ofrecen las televisiones de Plasma son: Full HD y sistemas Smart TV, así como opción de 3D o paneles HD Ready para quienes buscan calidad, una diagonal de pantalla grande y un precio económico. 

Televisiones de LCD y LED

Primero de todo, aclarar que la tecnología de los televisores LCD y LED es prácticamente la misma, y lo único diferente es el sistema de retroiluminación usado. En los televisores LCD, la iluminación usada son unas lámparas fluorescentes, normalmente situadas en los bordes superior e inferior, que iluminan toda la pantalla. En cambio, en los televisores LED, se hace uso de los LED’s (Light-Emitting Diode), esto permite un ahorro del 40% de energía, una luz mas uniforme y más respeto con el medio ambiente al estar libres de mercurio (estas comparaciones son con las LCD). 

Una pantalla de estos televisores está formada por un cristal líquido donde podemos encontrar pequeños puntos, llamados píxel, formados por “pequeñas moléculas helicoidales de cristal líquido”. Según la corriente eléctrica que apliquemos sobre esta superficie, orientamos estos cristales de una forma u otra consiguiendo así que pase más o menos luz y genere un color u otro.

Y esa luz es la que generamos de dos formas, con las lámparas fluorescentes o los LED’s. a día de hoy la tecnología LCD esta prácticamente obsoleta, aunque siguen habiendo. Más allá del consumo energético, la principal ventaja de un LED es que esa luz es más uniforme en toda la pantalla. Además, según se va desgastando el fluorescente, es más notable con el paso del tiempo donde vemos como el centro de la pantalla se va oscureciendo.

Por último, en los televisores LED se puede diferenciar entre 2 tipos: los que hacen uso de la tecnología LED tipo EDGE o LED con atenuación local:

                - LED Tipo EDGE: Es la que usa una tira de LED’s en los bordes y mediante difusores lleva la luz a todo el panel. Es prácticamente seguir el mismo esquema de los LCD, sólo que con otro tipo de lámpara. La principal ventaja es que tienen menos grosor.

                - Full LED con atenuación local: Es otro sistema donde todo el panel tiene LED’s que lo iluminan según las necesidades. Esto permite, entre otras cosas el poder encender o apagar zonas concretas de la pantalla, lo que ayuda por ejemplo, a mejorar el contraste y la calidad de los negros.

Ahora viene el momento difícil, sabiendo todo esto ¿Con cual nos quedamos, LCD LED o Plasma?

Pues la realidad es que muchos fabricantes están apostando mucho mas fuerte por los modelos LED que por los Plasma, aunque siguen habiendo fabricantes que apuestan por el plasma y les incluyen las mismas novedades y prestaciones que a los modelos LED mas recientes.

Un televisor Plasma aporta ventajas como un precio más económico en pantallas de gran tamaño, un mayor ángulo de visión, y una mejor “calidad de imagen propiamente”, los negros són más intensos, nada de esos tonos con tendencia al gris, y todos los colores están más suavizados así como con mejor contraste.

Lo malo, para pantallas pequeñas la resolución es menor de la que permite un LED (algo a tener en cuenta según la distancia de visionado), además generan mucho más calor (solo con acercar la mano a un televisor Plasma y a otro LED para comprobar la diferencia).

En cuanto a los LCD o LED’s es cierto que las pantallas pequeñas son más económicas pues la propia tecnología es más barata de fabricar. También permiten una mayor resolución, aunque a día de hoy las Plasma también han conseguido llegar a 1080p. Además, los televisores LED o LCD, especialmente los LED, las pantallas tienen mucho menos grosor, y un menor consumo energético, y cada vez más, en los últimos modelos, se ha mejorado sustancialmente el tiempo de respuesta en imágenes, rápidas así como la calidad de color, ángulo de visión y contraste.

Personalmente, desde Monleón Electrónica, el mejor consejo que les podemos dar a la hora de escoger un nuevo televisor, es que primero de todo vea con sus propios ojos las diferencias entre una y otra, pues aunque nosotros desde el punto de vista técnico hemos hecho una breve explicación, cada ojo es diferente y hay gustos de todos los colores. Si bien es cierto que los fabricantes cada vez más apuestan por el LED, especialmente para usuarios estándar, a los auténticos cinéfilos y apasionados de las imágenes prefieren los televisores Plasma Full HD.

 

 

Volver