Una maravilla para el oído...Los auriculares Pryma de Sonus Faber

Una maravilla para el oído...Los auriculares Pryma de Sonus Faber

Fecha: 17/12/2015
Tags:

Los auriculares Pryma son la nueva apuesta de una de las mejores marcas de altavoces del mundo, la italiana Sonus Faber. Los Pryma son de lo más original que se ha visto hasta ahora en el mercado. La presentación en su caja ya deja boquiabierto, no esperas encontrarte unos auriculares sino más bien una joya. Aunque no voy muy mal encaminado cuando me sorprende encontrarme unos auriculares en lugar de una joya, porque viene a ser lo mismo.

La estètica,de marcado diseño italiano, y sus materiales de aluminio y el cuero de la diadema son de extremada elegancia. Asi como su gemoetría sin precedentes estudiada para envolverle en la mejor acústica. La unión entre la diadema y los auriculares es del todo ingenioso, sólo fijando una pieza de aluminio queda sujeto como si de un cinturón se tratara.

Son auriculares circumaurales cerrados equipados con trasductores electodinámicos con diafragma de Mylar, y sus almohadillas son inteligentes, fácilmente desmontables.

Su frecuencia se encuentra entre 10-25000Hz y su peso es de 355gr, muy ligeros por todo el mecanismo que sostienen. Los auriculares Pryma pueden ser tanto para pasear por la calle con un reproductor de audio o teléfono, o para escuchar el sonido de un reproductor estacionario, su calidad acústica es de matrícula de honor, no exagero cuando digo que Sonus Faber ha cumplido 

Según escucha de nuestro experto Vicent Torres, en términos de audición, afirma que su experiencia ha sido inmejorable, fidelidad al máximo exponente: "Lo primero que llama la atención es como podemos diferenciar todos los instrumentos de la orquesta en su equilibrio tonal. Su comportamiento en la dinámica es excelente, cualquier microcambio en la fuerza de un instruento es fácilmente apreciable. Lo cual nos permite ubicar todos los instrumentos de forma precisa. Al mismo tiempo, en la reproducción de las frecuencias graves, se puede apreciar una gran velocidad hasta el punto de escuchar los armónicos inherentes a la percusión propios de la sala de conciertos. Realmente, transmite emoción en estado puro."

 

 

Volver